Sin categoría

Cuidado con vincularte (demasiado)

Esther Valero, profesora del claustro de PSCMO, nos deja hoy un post donde comenta la importancia de conocer bien las redes sociales y cómo funciona cada una de ellas. No todo vale en todas por igual. Como siempre decimos en IEM, no sólo hay que estar sino saber estar.

Esperamos os guste

[fusion_builder_container hundred_percent=”yes” overflow=”visible”][fusion_builder_row][fusion_builder_column type=”1_1″ background_position=”left top” background_color=”” border_size=”” border_color=”” border_style=”solid” spacing=”yes” background_image=”” background_repeat=”no-repeat” padding=”” margin_top=”0px” margin_bottom=”0px” class=”” id=”” animation_type=”” animation_speed=”0.3″ animation_direction=”left” hide_on_mobile=”no” center_content=”no” min_height=”none”][hr]

Este post me surge a raíz de la petición reciente de uno de mis clientes.  Esta persona en cuestión solicitaba replicar todo lo que posteara en su Twitter de forma automática en su página personal de Facebook y en su página de empresa

¿Esto se puede hacer?

En principio, técnicamente es posible: hay una aplicación en Facebook (buscar “Twitter” en aplicaciones) que permite vincular tu cuenta de Twitter a Facebook con el fin de que efectivamente se replique en tu página todo lo que tuitees.

Pero ¿creéis que es conveniente hacerlo?

En mi respuesta al cliente no he podido evitar decirle que desaconsejo totalmente esta práctica.

Para muchos que sufrimos de falta de tiempo es muy útil tener algún tipo de herramienta que permita publicar en varias redes la información que deseamos trasmitir. Y si se hace en menos tiempo, mejor. Pero para esto existen herramientas como Hootsuite o Tweetdeck (que en breve abandonará su versión móvil) con las que podemos escoger qué publicar y dónde. Incluso sobre un mismo mensaje, podemos alargar,acortar,poner o quitar hashtag  y lanzar a otra red.

Esto es para mí la solución ideal a lo que busca mi cliente. Es muy arriesgado “vincular” dos herramientas tan distintas como Facebook y Twitter.

Twitter es 140 caracteres. Precisión. Ir al grano. Resumir y condensar. Técnica.
Facebook es amplitud. Imagen. Video. Eventos. Visual.

¿Por qué perder las características de una herramienta por otra? Cada una cumple su función, tiene su funcionamiento y va destinada a distinto público.  Es importante conocer ese “funcionamiento” y no lanzarnos a publicar por publicar.

¿O qué pasaría si en uno de esos tweets que has vinculado a tu página de empresa de Facebook estás contestando a un amigo o conocido y se publica de forma “corporativa”?

Eso, por no hablar también de que visualmente un Facebook que se alimenta de Tweets es pobre y deja una mala impresión al lector.

Yo lo suelo comparar con ir a un kiosco y ver que tanto diarios como revistas y demás publicaciones ponen LO MISMO ¿no os resultaría aburrido? Evidentemente hay comunicaciones que requieren viralidad y difusión y el mensaje en sí es tan importante que es suficiente en sí mismo. Pero la forma de presentarlo podemos variarla utilizando las prestaciones de cada herramienta.
Y por supuesto, el uso continuado de redes sociales para una comunicación especialmente corporativa o empresarial, bajo mi punto de vista, no requiere de reiteración, sino más bien de creatividad. Si vas a decir algo, dilo, pero busca lo que quiere cada público.

El contenido, al fin y al cabo, es el rey.

Artículo escrito por @E_Valero


Suscríbete al Newsletter de nuestra Escuela de Negocios IEM





 

[/fusion_builder_column][/fusion_builder_row][/fusion_builder_container]