Sin categoría

El Cuadro de Mando Integral en la Pyme

En este artículo, Rosa Górriz, directora de IEM Business School y profesora del Programa Superior de Dirección de Pymes, nos explica lo que es un Cuadro de Mando Integral, cómo es aplicable a todo tipo de organizaciones (pequeñas o grandes), los principales objetivos y beneficios de la implantación del cuadro en la organización.

[fusion_builder_container hundred_percent=”yes” overflow=”visible”][fusion_builder_row][fusion_builder_column type=”1_1″ background_position=”left top” background_color=”” border_size=”” border_color=”” border_style=”solid” spacing=”yes” background_image=”” background_repeat=”no-repeat” padding=”” margin_top=”0px” margin_bottom=”0px” class=”” id=”” animation_type=”” animation_speed=”0.3″ animation_direction=”left” hide_on_mobile=”no” center_content=”no” min_height=”none”][hr]

Cuando se habla de Cuadro de Mando Integral , generalmente se dice que se utiliza en grandes empresas o corporaciones. De hecho suele ser así, pues tiene aplicación en un mayor número de áreas, funciones y personal.

Sin embargo, en una PYME no sólo es conveniente implementar un Cuadro de Mando Integral, sino que todas las pequeñas y medianas empresas deberían tener un CMI adaptado a sus necesidades y características.

Empecemos por el principio: lo que no se puede medir, no se puede controlar. Es decir, si yo no sé cuánto vendo, no sé si estoy yendo bien o mal. Pero si además no conozco mis costes, puedo estar vendiendo mucho pero perder dinero. Y así con todo lo relacionado con una empresa.

Un buen símil del CMI sería el salpicadero de un coche. ¿Alguien imagina un automóvil sin indicador de velocidad? ¿Cómo sabríamos a la velocidad que vamos? ¿O sin indicador de combustible? ¿Cómo sabríamos cuándo tenemos que parar a repostar? ¿Sin indicador de la temperatura del agua, del nivel de aceite, etc? ¿A que sería prácticamente imposible conducir como lo hacemos? Pues lo mismo pasa con las empresas. Es decir, debo crear un sistema de objetivos e indicadores que me permitan saber dónde estoy en cada momento y en qué condiciones me encuentro.

Por tanto, el CMI es un sistema de medición, pero también un sistema de gestión estratégica, pues previamente tengo que haber decidido qué tengo que medir, cómo hacerlo y por qué. Y además, el CMI se convierte en una herramienta de comunicación en la empresa, puesto que informa a cada departamento y cada puesto de trabajo de la situación en que se encuentran con respecto al objetivo marcado.

Por tanto, el Cuadro de Mando Integral nace de la estrategia de una empresa, más bien es convertir la estrategia en objetivos e indicadores de medición concretos.

El Cuadro de Mando Integral se establece en torno a cuatro perspectivas:

La perspectiva financiera: vincula los objetivos financieros con la estrategia de la unidad de negocio, y difieren en cada fase del ciclo de vida de un negocio.

La perspectiva del cliente: traduce la estrategia y visión de una organización en Objetivos específicos sobre Clientes y Segmentos de Mercado seleccionados.

La perspectiva del proceso interno: en esta parte se recomienda la definición de una completa Cadena de Valor de los procesos internos, que se inicia con el proceso de innovación, sigue a través de los procesos operativos, y termina con el servicio post-venta.

La perspectiva del aprendizaje y crecimiento: mide las capacidades de los empleados, las capacidades de los sistemas de información y la motivación, la delegación y el poder.

El Cuadro de Mando Integral en la Pyme.

Para algunos esta herramienta puede ser algo farragosa, sin embargo se debe encontrar la forma de obtener la información con la menor cantidad de trabajo, apoyándonos en las nuevas tecnologías y la capacidad de recoger y analizar datos de nuestra empresa. La recomendación es no establecer demasiados indicadores, tan sólo los que sean absolutamente necesarios para el conocimiento del estado de nuestra empresa (Volviendo al ejemplo del coche, de nada nos sirve conocer todos los parámetros mecánicos y eléctricos del coche que no entendemos y que son sólo de utilidad para los especialistas mecánicos, por eso los coches actuales suelen ir dotados de un ordenador al que sólo los mecánicos acceden para identificar posibles averías o potenciales problemas).

Por tanto, no hace falta tener una gran empresa para implantar un Cuadro de Mando Integral. Sólo hace falta voluntad, compromiso y necesidad de tener un sistema de gestión más ordenado que nos ayude a conocer en cada momento el estado de nuestra empresa y nos evite futuros problemas.

Artículo escrito por @RosaGorriz


Suscríbete al Newsletter de nuestra Escuela de Negocios IEM





 

[/fusion_builder_column][/fusion_builder_row][/fusion_builder_container]