Tech & Business

¿Innovar con creatividad? Una forma de conseguir un producto realmente diferente

La empresas cada vez más tienen  interiorizado dentro de su organización la necesidad de implementar la innovación como un elemento clave para su desarrollo y diferenciación. Cristina Serrano, profesora de nuestro Programa Superior de Dirección de Pymes, nos explica en este artículo como las pymes también pueden y deben innovar, ya que esto no está solo al alcance de las grandes empresas.

Innovación es una palabra que de tanto usarla se ha quedado un tanto vacía… y si es una Pyme quien la escucha, de repente lo ve como a un gigante… casi casi como si fueran David y Goliat. Lo siento pero, ¡no hay más remedio que enfrentarse al gigante! Es una cuestión de supervivencia y da igual que seas una Pyme o una gran empresa, antes o después se acabará tu partida si no cambias y evolucionas.

Escribe en un papel innovación y rómpelo, ahora escribe conceptos similares: nuevas soluciones, mejoras, cambios… Cambio, esa es la clave. ¿Quién cambia? Las cosas no cambian solas, son las personas quienes las cambian. Visualizamos los retos, los problemas o las metas y proponemos un camino para resolverlos. Hay una frase de un gran profesional que en YADEMÁS Thinking Mates nos encanta:

“la creatividad es la capacidad humana para descubrir metas, resolver problemas, e inventar salidas cuando parece que no las hay” José Antonio Marina

Innovación en la Pyme

Así que, evidentemente se innova con creatividad. Aquí las Pymes tienen una gran oportunidad. ¡Señores la creatividad no cuesta tanto dinero y es factible para una pyme! Porque todos somos creativos, es una capacidad innata que unos hemos entrenado más que otros, puesto que a partir de cierta edad nuestro sistema educativo sólo la incluye en muy pocos estudios. Y sin embargo, resulta curioso que de un tiempo a esta parte, las mejores escuelas de negocios del mundo como Stanford incluyen formación específica para innovar empleando métodos creativos, lo que se conoce como Design Thinking y que la misma Stanford define así:

“A human-centered, prototype-driven process for innovation that can be applied to product, service and business design” Definición de Design Thinking de Stanford Business School

Emplear creatividad para encontrar nuevas soluciones que hagan crecer a una empresa amplía el alcance de la innovación, es darse la oportunidad de valorar propuestas totalmente diferentes sin caer en las respuestas obvias. Debemos observar cambios en los usuarios, la sociedad y el mercado y emplear la creatividad para idear respuestas a estas nuevas situaciones. Eso sí, no imaginéis un brainstorming en el que todos piensan en realidad en qué harán cuando les dejen volver a su escritorio… requiere mucho más que eso. La creatividad debe controlarse, manejarse y seguir un proceso muy bien marcado y que debe ser dinámico, visual, integrador de diferentes visiones y que nos permita hacer pequeñas maquetas de ideas durante el proceso. Proceso que nos lleva desdela idea hasta su aplicación, en el que se analizan, cuestionan y prueban las ideas, y que hace que innovar sea algo ágil, rentable y de riesgo controlado. ¿Quién se ocupa de gestionar este proceso de cambio en una Pyme? ¿Están los directivos preparados para gestionar esta capacidad no utilizada u olvidada durante años?

Artículo escrito por: Cristina Serrano

Co-fundadora de la consultora de innovación YADEMÁS Thinking Mates

@YADEMÁSthinking