Sin categoría

La delgada línea entre el diseño gráfico y el diseño web

La situación económica de crisis que vive nuestra economía está haciendo que estemos asistiendo cada vez más a ofertas de empleo donde se pidan, aglutinadas en una misma persona, infinidad de conocimientos que antes no se pedía y que además no tienen porque tener relación. En este artículo, nuestro profesor José Vicente Carratalá, nos habla de las diferencias entre diseño gráfico y diseñ0 web.

[fusion_builder_container hundred_percent=”yes” overflow=”visible”][fusion_builder_row][fusion_builder_column type=”1_1″ background_position=”left top” background_color=”” border_size=”” border_color=”” border_style=”solid” spacing=”yes” background_image=”” background_repeat=”no-repeat” padding=”” margin_top=”0px” margin_bottom=”0px” class=”” id=”” animation_type=”” animation_speed=”0.3″ animation_direction=”left” hide_on_mobile=”no” center_content=”no” min_height=”none”][hr]

Aunque vistos desde fuera parezcan parecidos, el diseño web y el diseño gráfico, históricamente, han tenido pocas cosas en común. Sin embargo los tiempos cambian, y estos dos mundos están, para bien o para mal, cada día mas cercanos.

Si le preguntas a alguien que trabaje dentro del sector, te dirá que un diseñador gráfico no es lo mismo que un diseñador web, y viceversa.

En el entorno web, se distinguen entre dos perfiles profesionales: el diseñador web y el programador web.

Sin embargo, teóricamente, era rara la ocasión en la que, en un entorno web, coincidían el diseñador y el programador web en una sola persona. Un diseñador web es una persona que realiza diseño gráfico optimizado para medios web, últimamente incluso para entornos web móviles. Es una persona con un sentido estético bastante importante, y con grandes conceptos de usabilidad aplicada a entornos digitales, pero que no tiene por que tener grandes conocimientos de programación, si acaso los justos para comunicarse con un programador web.

Un programador web, por el contrario, es una persona que tiene un dominio bastante grande de las tecnologías que hay en juego, pero que no tiene por que tener dotes estéticas ni usables.

Si el tándem funciona correctamente, el diseñador diseña, y el programador implementa. Y todo el mundo contento: al diseñador no le apetece aprender código, y el programador es feliz con su código.

Sin embargo, la coyuntura socio-económica actual ha introducido cambios en este perfil de trabajador, como en tantos otros.

Ya sea por un tema de competitividad, o por una cuestión de búsqueda de empleo, cada vez es más frecuente encontrar la fusión de estos dos perfiles en uno propio.

Hablaré más claramente: Vas a buscar empleo, y en todas las ofertas se pide un diseñador + programador (en la misma persona!) Es decir: se acabó lo de pagar dos sueldos cuando puedes encontrar a una sola persona que te lo haga todo.

Por si esto no fuera suficiente, la proliferación de los medios digitales ha ido en detrimento de los medios impresos. Por tanto, toda la industria relacionada con la impresión se va visto afectada, y los diseñadores gráficos son de los más damnificados (noble profesión que ya de por si estaba pasando por momentos difíciles, y a la que la crisis ha acabado de dar la estocada).

Por tanto, el diseñador gráfico, que ya de por si tenía problemas para que su trabajo se viera retribuido y reconocido de una manera justa, cada día se encuentra con más clientes pidiendo “web” y menos clientes pidiendo “catálogos”. Cualquier diseñador gráfico, antes de cortarse las venas, decide intentar reciclarse a algo que se parezca mínimamente al trabajo que ha estado realizando, y que tenga tirón laboral, como el diseño web. Problema: Ya no existe el concepto de “diseño web”. Ahora es “diseño y programación web”. Y lo que menos quiere aprender un diseñador es a programar.

Las aulas de formación se llenan, por tanto, de diseñadores gráficos que necesitan reciclarse a diseñadores/programadores web, o por lo menos tener una serie de conocimientos y nociones básicos como para empezar a funcionar.

Algunos de ellos descubren que eso de programar no era tan malo como pensaban, y en poco tiempo pueden ser reabsorbidos exitosamente por el mercado laboral.

Otros confirman su odio mútuo por la programación en el enésimo intento de acercarse a ella.

Permíteme hacer una pequeña elípsis espacio-temporal: En septiembre iba en coche hacia una clase, oyendo la radio, y anunciaron que, durante la mañana iban a decir las diez profesiones sin paro en España en 2013/2014. Yo no tenía toda la mañana! No pude oir las nueve restantes, pero si que me dió tiempo a oir la primera: programador.

Conclusiones del artículo:

Es lo mismo ser diseñador web que diseñador gráfico? No

Es lo mismo ser diseñador que programador? Absolutamente no

Es justo exigirle a un diseñador que además sea programador? Los diseñadores dicen que no, y yo estoy totalmente de acuerdo con ellos.

Sin embargo, la realidad es la que es, y si el mercado laboral te exige saber programar ademas de diseñar, y quieres estar a tono con el mercado laboral, debes adaptarte a tal realidad.

Por otra parte, y para acabar, creo que unos conocimientos de HTML, de CSS y de Javascript no hacen daño a nadie.

Artículo escrito por @jvcarratala


Suscríbete al Newsletter de nuestra Escuela de Negocios IEM





 

[/fusion_builder_column][/fusion_builder_row][/fusion_builder_container]