snapchat-vs-ig-stories
Marketing online y social media

Por qué Snapchat le da cien patadas a IG Stories.

La gente no sabe contar historias. O al menos no parece importarle.

Con estas dos frases te resumo de qué quiero hablarte en este post.

Pero vayamos por partes, hablemos de lo que representa cada una de las redes sociales de las que voy a hablar, y de cómo una, intentando imitar a la otra, ha conseguido justo lo contrario.

¿Qué es Snapchat?

Por si acaso alguno no sabe de lo que estoy hablando, Snapchat es una red social de contenido efímero que permite compartir con nuestros seguidores fotografías, vídeos y mensajes que, y esto es lo mejor, se eliminan en 24 horas o una vez vistos, dependiendo del caso.

Aunque lleva mucho tiempo entre nosotros ha sido en el año que acaba de terminar, 2016, cuando ha experimentado un gran crecimiento a nivel usuarios y marca.

¿Quieres seguirme en Snapchat? Escanea el código o haz clic en este enlace.

Recuerdo cuando entré en Snapchat, a finales de 2015 (tras pasar varios meses con la App instalada y sin usar). Lo hice por mera curiosidad y en ese mismo momento envejecí 10 años. Eso es lo que pasa cuando intentas entender Snapchat.

Pero eso es otro debate. Aquí hemos venido a hablar del uso que le damos a la red del fantasmita.
Snapchat permite conectar con los usuarios a un nivel de cercanía que pocas o ningunas otras redes pueden ofrecer: sólo pueden comentar tus publicaciones mediante mensajes privados, y nadie sabe quién sigue a quién. Se acabaron los trolls y el postureo. Sólo quedan las personas y sus recomendaciones.

Vuelve el boca a boca.

Como por aquel entonces trabajaba en casa, en seguida me enganché. La gente a la que seguía eran mis compañeros de trabajo, y me entretenía tomando café con ellos aunque sólo fuese un rato. Después empecé a publicar mi propio contenido, y se hizo la magia: llegaron los comentarios y las recomendaciones.
El resto es historia.

Snapchat vs Instagram

Pero vayamos al grano. Tras la llegada de esa burda copia que es Instagram Stories (recordemos que Zuckerberg intentó comprar Snapchat por 3.000 millones y recibió un NO por respuesta), muchos de los gurús del marketing que pululaban por Snapchat a principios de año se fueron volando con sus consejos y sus recomendaciones y sus “haz esto si quieres crecer en Snapchat” directamente a Instagram.

¿Porqué? Muy fácil, por las visualizaciones.

Está claro que en una red social en la que llevas muchos años acumulando followers y creando comunidad va a ser muy fácil que las visualizaciones superen a otra en la que acabas de empezar, aunque esta última sea la original y -a mi entender- mejor.

El caso es que como es normal, bajaron las visualizaciones, lo que para muchos fue más que suficiente para abandonar Snapchat y correr hacia una orilla más segura como IG Stories. Pero en la modesta opinión del que escribe, no todo es culpa de Instagram.

Se ha hablado mucho también del impresionante crecimiento de IG Stories en los pocos meses que lleva emulando el modelo de Snapchat, pero aquí tengo que citar a ese gran filósofo que es mi padre para decir: con buena picha bien se jode.

Esto, entendido de otra forma, quiere decir que si modificas tu red social, con miles de usuarios y marcas activos, para que vean lo nuevo que les ofreces siempre que entren… en ese caso amigos, vas a crecer como nadie ha crecido.
Es el equivalente a poner cualquier cosa en el escaparate más concurrido de tu tienda.
Pero por favor, que nadie me malinterprete: no estoy criticando a los usuarios que usan IG Stories.
Ni mucho menos. Tampoco a los que se han ido de Snapchat, faltaría más. Ni siquiera a los que no conocen Snapchat y han empezado a usar IG Stories directamente. Me encanta que cada cual haga lo que quiera y escoja dónde está su público.

Yo estoy aquí para dar mi opinión y decir porqué Snapchat me parece, a día de hoy, mil veces mejor que IG Stories.
Y lo voy a decir en una sola palabra, que además es inglesa, para que todos estén tranquilos.

Engagement.

Así de sencillo. Engagement. Interacción. Lo que de verdad me da la vida en Snapchat.

Se fueron por la views y se dejaron los comentarios, ese podría ser otro resumen de lo que yo estoy comprobando día a día. De lo que tengo que agradecer en Snapchat es de la gente que he conocido, con la que hablo a diario y con la que incluso he discutido acaloradamente. He visto sus vidas desde la pantalla de mi iPhone. Compartido sus momentos bajos, sus celebraciones y sus reflexiones. He conocido gente con ellos y paseado con sus mascotas. Y todo sin poder tocarlos.

Verdaderas amistades surgieron de ahí.

Sin embargo en IG Stories me encuentro selfies descartados, foodies que no llegan a dar la talla para “ser foto”, loops de chavalas bailando y muchos gatos que no saben exactamente qué sucede a su alrededor.
A día de hoy, al menos lo que he podido comprobar, la gente no sabe contar historias.

Pero sí, en Instagram encontraremos más visualizaciones (hasta que admitan que las inflaban como ya pasó) y seguramente llegarán más seguidores. Podemos etiquetar y geolocalizar al detalle. Pero no creo que nadie llegue a hacerse amigo de alguien que comparte sólo sus buenos momentos o esas poses tan fantásticas.
Esta, a día de hoy, es mi opinión.

Artículo escrito por Pepe Romera Consultor en Video Marketing en PepeRomera.com,

Docente del Máster de Marketing Digital.

2 thoughts on “Por qué Snapchat le da cien patadas a IG Stories.

  1. Pepe Romera dice:

    Gracias por dejarme participar en vuestro blog! Espero que mi opinión anime a la gente a usar Snapchat, y no a sublevarse en las calles contra IG Stories.

    🙂

  2. Peris dice:

    ¿Qué voy a decir yo, usuario empedernido de Snapchat? La verdad es que nada que ver una cosa con la otra. Coincido plenamente con el Sr. Romera al afirmar que es una red social ‘con contacto’, en el sentido más físico dentro de la virtualidad que conlleva toda pantalla.
    Y el éxito de ella creo que consiste en eso. Me recuerda un poco a aquellos principios de Internet, con modems ruidosos y con los IRC como canales donde contar y que te cuenten. Sin el soporte visual, claro. Y esta red amarilla es más fresca en contenidos. Hay menos postureo -aunque haberlo, haylo- y no deja de ser una especie de Gran Hermano sin dinero de por medio o un ‘Ed TV’ donde la cercanía y el engagement están a la orden del día.
    Y lo bonito es que está en constante movimiento. He visto usuarios que se han currado cortinillas de presentación para hablar de temas concretos o para diferenciar sus snaps personales de los didácticos. Y que el fantasma amarillo se mueva, me gusta.
    Enhorabuena por el post, claro.

Comments are closed.