Sin categoría

Twitter, el arma perfecta de doble filo

Aparte de ser docente de Social Media, Esiva Campos es  Comunity Manager de “Levante-emv” y “Superdeporte“: la presencia online de ambos es gestionada por nuestra profesora del PSCMO. En el siguiente artículo, nos habla sobre una de sus herramientas de trabajo: Twitter. Cómo utilizarlo y consejos sobre lo que no se debe hacer.

Gracias, Esiva

[fusion_builder_container hundred_percent=”yes” overflow=”visible”][fusion_builder_row][fusion_builder_column type=”1_1″ background_position=”left top” background_color=”” border_size=”” border_color=”” border_style=”solid” spacing=”yes” background_image=”” background_repeat=”no-repeat” padding=”” margin_top=”0px” margin_bottom=”0px” class=”” id=”” animation_type=”” animation_speed=”0.3″ animation_direction=”left” hide_on_mobile=”no” center_content=”no” min_height=”none”][hr]

Twitter, el arma perfecta de doble filo

A Twitter le sobran las presentaciones. Ha entrado en carrera a formar parte de nuestra vida diaria casi sin darnos cuenta y en un tiempo récord. Vayamos donde vayamos y estemos donde estemos, nos veremos rodeados por tuits y trending topics. El mundo de la comunicación, ya sea escrita o audiovisual, se encuentra perfectamente sumergida en los entresijos de esta red de microblogging y, cada vez más, la tiene en cuenta a la hora de comunicar la actualidad o complementarla.

 

Sin embargo, si hay algo que destacar de Twitter son sus peligros, sus riesgos. Porque, al principio, no parecemos ver lo que esconde detrás de su instantaneidad y su globalización, pero somos testigos de los errores que se comenten en la red.

 

Debemos tener en cuenta que Twitter es público, lo lee cualquiera desde donde sea, tenga o no una cuenta creada en Twitter. Por lo tanto, tanto a nivel corporativo como personal, tenemos que prestar mucha atención a nuestras declaraciones en forma de tuit. Cualquiera puede opinar sobre ellas y manipularlas, descontextualizarlas, es por esto por lo que siempre recomiendo, en cuentas personales, no ser nunca demasiado personal, pensar cuatro veces antes de tuitear, cuidar la gramática y ortografía y tener nuestro propio plan de gestión de crisis preparado para afrontar cualquier posible ataque.

 

Twitter posee una gran capacidad de transformar pequeños detalles en grandes y polémicas crisis. Es uno de los mayores altavoces que nos rodean hoy en día. Se podría incluso decir que en Twitter, los usuarios, nosotros, somos capaces de crear las noticias y de dirigirlas a nuestro antojo. Por eso se considera a esta red un termómetro de la sociedad. Ser trending topic no siempre puede ser beneficioso, puede traer consigo intenciones perniciosas.

 

Uno de los primeros consejos que doy al entrar en Twitter es: Twitter no es un chat. Se trata de entablar conversación y de buscar el diálogo, sí, pero no de chatear como si fuera algo intrascendente entre amigos. Para ello ya existen otras herramientas. En Twitter compartimos contenidos interesantes, ideas, opiniones, aprendemos de otros, comentamos sobre nuestros intereses y la actualidad, retuiteamos y nos expresamos libremente, pero con cautela.

 

Otro de los consejos que doy a las empresas o personas es: Jamás entres en la provocación de otros, nunca discutas o entres al trapo en público. Esto solamente puede hacerte daño. Hay que saber diferenciar entre gestionar una queja o crítica y cuando no hay que alimentar intenciones dañinas de otros usuarios. Sobre todo, hay que atender y escuchar activamente a todos los usuarios, porque siempre se aprende algo para nosotros o para la marca. Nada debe pasarse por alto.

 

Twitter tiene unas normas no escritas que conviene seguir al pie de la letra, para no equivocarse. ¿Qué reglas te pones tú?

 

Artículo escrito por Esiva Campos @esiva

 


Suscríbete al Newsletter de nuestra Escuela de Negocios IEM





 

[/fusion_builder_column][/fusion_builder_row][/fusion_builder_container]