Marketing digital

Usabilidad y dispositivos táctiles

“Usabilidad y dispositivos táctiles”- Estrenamos sección con el post de uno de nuestros profesores del claustro de la segunda edición del Programa Superior de Comunicación y Marketing Online (PSCMO): Jose Vicente Carratalá

Jose Vicente es , tal y como él mismo se define “un creativo multimedia y formador en nuevas tecnologías con 12 años de experiencia en acciones formativas relacionadas con el diseño, la infografía 3D y la programación“. Imaprte clases en varios centros y podéis consultar más sobre él y su trabajo en http://www.jocarsa.com

Esperamos que lo disfrutéis y lo aprovecheis para profundizar en vuestras sesiones.

Estamos viviendo un momento muy importante en la historia de la informática: El paso de trabajar con ratón, a trabajar con dispositivos táctiles.

Hoy en día no concebimos un ordenador sin un ratón, o dispositivo similar de marcado.

Pero rebobinemos un poco hacia atrás, a los felices 80. En la década de los 80, prácticamente todos trabajábamos mediante sistemas operativos de linea de comando, como MS-DOS (si, parece imposible, pero si hacemos un poco de memoria, lo recordaremos incluso con nostalgia)

Y entonces llegaron las interfaces de usuario gráficas (como las de Apple, AMIGA, GEM Desktop, las primeras versiones de Windows), y con ellas, el ratón.

El ratón, tal y como lo conocemos hoy, fué una invención de los laboratorios de Xerox PARC en Palo Alto, California, y supuso una solución muy eficaz, económicamente hablando, al problema de “como mover el puntero por la pantalla”.

El paso de trabajar con linea de comandos a trabajar con ratón no fue vano: Es cierto que, globalmente, tanto desarrolladores como usuarios salieron ganando. Pero también es cierto que supuso el rediseño de todas las aplicaciones informáticas existentes, puesto que la adición de un cursor en la pantalla abría una serie de opciones hasta ese momento no vistas.

Probablemente todos nos reiremos hoy en día al rememorar aquella reunión de ejecutivos de IBM donde, tras evaluar las posibilidades del ratón, lo tacharon como un dispositivo “ridículo” y “sin futuro”. (Evidentemente, años después tuvieron que retractarse)

Ahora, regresemos en el tiempo hasta el dia de hoy.

Primero las PDA (algunas con “boli”), luego los smartphones, luego las tabletas, y ahora los ordenadores: Estamos asistiendo a la progresiva conversión de los dispositivos en “táctiles”. Esta tendencia, no ya creciente, sino imparable, predice la muerte (lenta, eso si) del ratón, permitiendo a los usuarios interactuar directamente con los contenidos de la pantalla.

Pero de la misma manera que el paso de “ms-dos” a “windows” supuso un cambio en el lenguaje visual de las aplicaciones, el cambio de “ratón” a “táctil” supone otro cambio no menos importante. Debemos ser conscientes de cómo afectan estos cambios al usuario, y tener estos datos en cuenta a la hora de diseñar aplicaciones. Por decirlo claramente: Vamos a tener que romper algunas de las reglas que hasta ahora dábamos por sentada (con todo lo bueno y lo malo que tiene esto)

Por ejemplo, debemos tener en cuenta que el dispositivo señalador ya no es un cursor, sino un dedo. Esto implica que, si el señalador es mas grueso, los iconos o botones sobre los que hacer clic, deben ser más grandes. Además, con un dedo, es más facil deslizar que con un cursor (veamos como ejemplo los desbloqueadores de pantalla de iPhone y Android)

No nos quedemos ahi: Tenemos diez dedos para pulsar, mientras que nunca hemos tenido diez cursores ni diez ratones simultáneos en el mismo ordenador.

Un ejemplo de esto es la nueva interfaz “Metro” de Windows 8: Una interfaz completamente adaptada a dispositivos táctiles, tanto para PC como para tabletas, como para teléfonos (recordemos que Microsoft quiere unificar la interfaz de PC, tabletas y móviles, y todo indica que Apple seguirá esta tendencia en los próximos años).

 

Otro ejemplo es la nueva interfaz de Ubuntu. Si bien es cierto que los botones ahora son mucho más grandes, esta interfaz es muy cómoda de usar en tablets o PC táctiles. E incluso vayamos un poco más allá: Los ingenieros de desarrollo han estimado que la mayoría de usuarios sujeta el tablet con la mano izquierda, y pulsa con la mano derecha. De esta manera, los botones lanzadores estan a la izquierda de la pantalla, “a tiro” del pulgar izquierdo, y tienen un tamaño suficientemente grande como para un dedo pulgar. ¿Casualidad? No lo creo.

 

En definitiva, en la medida en la que los usuarios empiecen a entrar a nuestras webs con dispositivos táctiles, deberemos adaptar la usabilidad de nuestra web para satisfacer a este nuevo tipo de dispositivos.

La siguiente pregunta podría ser: ¿Cómo se cuándo debo realizar el cambio?

La respuesta es muy sencilla: Analizando las visitas en la web, y decidiendo en base a esos datos.

Como punto final a este artículo, y expresando mi opinión personal, diré que noto bastante resistencia por parte de los usuarios generales al uso de interfaces táctiles. Es decir, nos hemos acostumbrado al ratón. Empiezan a aparecer comentarios en las webs con críticas negativas a Windows Metro, prediciendo su muerte, y la hegemonía del ratón.

Puede que Windows Metro no sea perfecto, pero tampoco era perfecto el ratón que se presentó a IBM en su momento.

En mi opinión, las interfaces táctiles son la evolución lógica y natural de las interfaces de usuario, y por tanto, deberíamos adoptar una mentalidad abierta en cuanto a su uso, e ir preparando nuestras webs para que sean “tactile-ready”.

 

Artículo escrito por: José Vicente Carratalá