Sin categoría

El Arte de Hablar en Público

Para mucha gente hablar en público o enfrentarse a una audiencia es todo un problema. Con nuestro curso: “El arte de hablar en público” aprenderás las técnicas necesarias para conseguir transmitir, comunicar y alcanzar tus objetivos.

Ya sea que te dirijas a tus compañeros de trabajo o de estudios, a tu superior o superiores, a tus clientes, o, simplemente, a miembros de una comunidad civil, religiosa, deportiva o de un club social, en todos estos casos tu intención es querer hacerlo bien, deseas comunicar tus ideas con claridad y pasión, hacer una presentación interesante y atractiva, quieres captar la atención de tu público y llevarlos a la acción (acción vinculada con un objetivo; tu objetivo). En resumen, quieres ser eficaz al hablar en público para facilitar y alcanzar el objetivo que tengas establecido.

Convertirse en un orador eficaz no sucede de la noche a la mañana. No hay atajos para incrementar tu destreza comunicativa y llegar a hablar en público de manera eficaz. Es un viaje que requiere su tiempo, paciencia y esfuerzo;  habrán días malos y días buenos, pero serán mayores los buenos si logras implementar sencillos y prácticos consejos para mejorar tu capacidad y destreza comunicativa al hablar en público.

No te preocupes por lo que otros piensan

En ningún momento debes interpretar este consejo como desprecio o desinterés por las necesidades de tu audiencia, todo lo contrario. A la audiencia debes de “conocerla”, estudiarla y, en la medida de lo posible, debes llegar a saber qué esperan de ti y de tu exposición. Pero una cosa es hacer ese ejercicio y otra bien distinto es preocuparse por lo que la audiencia piensa de ti. El especular mentalmente si la audiencia está pensando  si lo hago bien o lo hago mal, si hablo bien o si no hablo bien, etc, simplemente hará que te distraigas de tu objetivo y que aumente tu nivel de ansiedad con todo lo que ello conlleva. Y no conlleva nada bueno…

Enfócate en dar lo mejor de ti a la audiencia y para esto deberás prepararte bien. Ten en cuenta que aunque te prepares muy bien la exposición esto no significa que la misma vaya a ser perfecta, no, no lo será; es probable que cometas unos cuantos errores, pero hablar en público exitosamente no se trata de no cometer errores, la audiencia no exige que seas perfecto, solo buscan un mensaje que les motive y que les beneficie. Se trata de transmitir y que eso que deseas transmitir llegue de manera clara y sin sombras, ni dudas.

Presenta tu mensaje de una manera conversacional

Si observas a los oradores expertos, verás que la gran mayoría de ellos comparten esta característica en común, se dirigen a sus oyentes como si se tratara de una conversación, generando con ello un “dialogo” comunicativo agradable, calido y que de alguna manera les fuerza a prestar interés en el tema, en definitiva, les atrapa.

Al hablar en público no veas tu presentación como algo extremadamente formal, visualízala como una conversación que sostienes con personas de tu máxima confianza, pero sin ser demasiado casual, mantén un lenguaje adecuado a la altura del público que tienes en frente.

Con esto lograrás dos cosas; primero, te sentirás relajado ya que no hay razón de estar nervioso cuando sostienes una conversación con personal de confianza y segundo, lograrás conectar con tu público más fácilmente y harás que se sientan más a gusto con la exposición y contigo.

Toma en cuenta que esto no es posible si memorizas el material de tu presentación o te pones a leer todo lo que vas a exponer. Leer denota falta de preparación o, simplemente, desconocimiento de la materia. El material de apoyo, bien seas slides o documentación escrita, etc, debe ser tratada solo como material pedagógico de apoyo. Sólo eso, nada más. El material no es el fin en sí mismo de la exposición, son el medio, el recurso que te ayuda en el logro del objetivo. La documentación que utilices de apoyo, tú la debes de tener interiorizada porque es lo que hará que proyectes profesionalidad al tratarla no desde la memoria o la lectura sino desde el conocimiento natural y experto que posees sobre esa materia. Deberías de ser capaz de exponer el tema sin material. Si llegas a ese punto, el uso de material hará que alcances más excelencia, pero no puedes basarte como único camino en el material, debes ayudarte de él pero sólo eso como simple apoyo y ayuda.

Evita la sobrecarga de información

No bombardees al público con una montaña de información, hechos, detalles y datos. Cada vez somos menos capaces de recordar e interiorizar información. Las nuevas tecnologías, para bien o para mal, hace que nuestros hábitos “informativos” se estén modificando. Cada vez más dejamos en los nuevos dispositivos (iPad, USB, Smartphone, etc) la mayoría de la información que nos llega y que antes teníamos que memorizar. Por este motivo, concéntrate en abarcar solo unos pocos puntos clave y que sean de relevancia para tu audiencia. Tienes que encontrar el difícil equilibrio entre lo que ellos quieren recibir (responde a las preguntas; ¿qué espero sacar de esta exposición? ¿por qué he venido a esta exposición?) y lo que tú quieres dar (responde a las preguntas; ¿qué deseo o quiero contar en esta exposición? ¿cuál es mi objetivo en esta exposición?). Las respuestas a estas preguntas, tanto desde el lado de la audiencia como desde tu propio lado, deberán estar alineadas o de lo contrario estarás en un serio problemas por muy bien que hables en público. Y por qué, pues simplemente porque uno de los dos no tendrá lo que quiere. No alcanzará su objetivo. Una vez tengas alineadas las respuestas, recuerda este último consejo, no demasiada información. Puntos directos y los justos. Información clara y sin ambigüedades. Muy visual. Información directa a los objetivos.

Pon en marcha estos tres sencillos consejos y seguramente, y estoy completamente convencido, que alguna mejoría experimentarás en tu próxima exposición en público. Prueba, prueba y prueba, es la mejor y única manera de mejorar. Suerte.

Artículo escrito por Guillermo Jávega


Suscríbete al Newsletter de nuestra Escuela de Negocios IEM





 

[/fusion_builder_column][/fusion_builder_row][/fusion_builder_container]